info@clinicablaymonzo.es| 964-19-09-29| 601-349-539
601-349-539| | | |

La endodoncia es la rama de la odontología que trata de la morfología, fisiología, y  patología de la pulpa dental y los tejidos perirradiculares (American Association of Endodontists). En la clínica Blay+Monzó de Castellón apostamos por la tecnología para mejorar la calidad del tratamiento y la comodidad para el paciente.

Fases de un tratamiento endodóntico:

1.- Apertura de la cámara pulpar.
Siempre bajo anestesia local para evitar cualquier tipo de dolor al paciente.  Se realiza un orificio en el diente hasta llegar a la cámara pulpar; asimismo se elimina toda la caries que exista en el diente.

2.- Instrumentación de los conductos.
Para ello utilizamos  una serie de pequeños instrumentos muy delicados y flexibles llamados limas.
Cada lima de endodoncia es de un calibre ligeramente mayor al anterior. Los conductos se limpian de forma cuidadosa con estos instrumentos, eliminándose los restos de pulpa y las bacterias. Para ayudar a la limpieza mecánica con las limas se utilizan irrigantes líquidos antibacterianos muy potentes que completan el proceso con la limpieza química. Las  radiografías en endodoncia son una ayuda esencial  para tener la certeza de que los instrumentos llegan exactamente a la punta de la raíz y no la sobrepasan.

3- Obturación de los conductos

El material de obturación más frecuentemente utilizado es la gutapercha, una sustancia elástica y gomosa derivada del caucho. La gutapercha se produce en forma de unos conos largos y finos que se van estrechando progresivamente y que se llaman puntas de gutapercha. Se moja esta punta con un cemento líquido especial y se inserta firmemente para que alcance la punta de la raíz. Después se compacta esta punta de gutapercha de manera que selle completamente la parte final del conducto para que ningún fluido pueda filtrase al interior del conducto.

4-Para terminar se rellena el diente con un cemento provisional protector.

En la siguiente visita se retira el cemento temporal y se reconstruye el diente con un material de obturación definitivo.

 

Aspectos básicos para una buena endodoncia:

Algunas veces sus dientes naturales pueden necesitar una endodoncia (tratamiento de conductos) para poder ser conservados como una parte saludable de su boca.

La mayoría de los pacientes relatan que realizarse un tratamiento de conductos en el momento actual, es tan simple como tratarse una caries y esto es posible gracias a la moderna tecnología con que cuentan los especialistas.

– Permite que los tratamientos se hagan en menor tiempo. La mayor parte de ellos en una sola sesión de consultorio.

– Completamente indoloros debido a una nueva serie de anestésicos locales que brindan profundidad y larga duración anestésica.

– Un aislamiento absoluto de la pieza dentaria a tratar que la separa de todos los factores contaminantes que pueda haber en la boca.

–  Limas de alta precisión y estandarizadas (todos los fabricantes cumplen con las mismas especificaciones).

– Limas fabricadas en Níquel Titanio, metal que posee gran flexibilidad y memoria mecánica que le permite recuperar su forma luego de sufrir deformaciones, esto posibilita instrumentar conductos muy curvos y estrechos conservando la forma original anatómica de los mismos y de esta manera mantener una mayor estructura dentaria.

– Las Radiografías digitales son una clase de radiografías que utiliza un pequeño sensor en lugar de la placa radiográfica convencional. El sensor transmite la imagen al monitor de una computadora y puede ser vista en la pantalla tanto por el profesional como por el paciente.

– Instrumentación mecanizada. Con el advenimiento del metal de níquel titanio y su sorprendente flexibilidad, comenzó una nueva era de instrumentación o preparación de los conductos radiculares. Se trata de una serie de instrumentos que pueden trabajar dentro de los conductos pero impulsados por un torno de baja velocidad, de esta manera se combina la instrumentación manual (tradicional) con la mecanizada realizando, esta última, un corte y formas muy adecuadas para la anatomía del diente, respetando su diseño interno y ganando en velocidad.

– Los localizadores electrónicos apicales han mejorado mucho nuestra capacidad de localizar el límite apical de la preparación del conducto.

 

 

Siempre que sea posible, lo mejor son sus propios dientes