La férula que acaba de recibir sirve para reducir la tensión muscular y para evitar el desgaste de sus dientes o prótesis.

Colocación y adaptación:

Cuando comience a usarla, notará que pronuncia mal. No se preocupe. Poco a poco volverá a hablar como antes. Un consejo muy efectivo es leer en voz alta en casa. De esa manera se acomodará a ella más rápidamente.
Durante, aproximadamente 2 semanas, notará presión en sus dientes al colocársela (sobre todo en el sector anterior). Esto es normal. Poco apoco notará que esa presión va disminuyendo hasta desaparecer.
También puede notar molestias en los dientes, durante unos minutos, tras quitársela por la mañana. Esto también es normal. De igual modo, irá desapareciendo día tras día.
Notar una mayor salivación al comienzo de usarla es normal. Irá disminuyendo hasta los niveles de siempre.

Higiene:

Debe mantener su férula limpia, igual que sus dientes.
– Cepillar después de su uso con agua y jabón, o con pastas especiales que suministran en las farmacias. Tras esto séquela y guárdela en su caja.
– Una vez a la semana sumérjala en pastillas desinfectantes de prótesis que encontrará en su farmacia.

Revisiones:

Es muy importante que acuda a todas las revisiones que le indique su dentista. Por supuesto, si notara algo anormal debe acudir a la clínica para solucionar el problema lo antes posible.

 

Disfrute de su férula